Proceso de lavado y centrifugado

 

Una vez que la sal es recogida entra en un primer proceso de lavado y centrifugado para conseguir una sal libre de impurezas.

 

lavado1

 

Tras este proceso, la sal pasa a una espectacular montaña de sal, que se ha convertido en un elemento característico y singular del paisaje de la marisma onubense, por su sorprendente tamaño y radiante blancura.

 

lavado2

 

Ya blanca y limpia, la sal entra en la planta de refinado, donde pasará por los controles de selector óptico de eliminación de impurezas, relavado y centrifugado, molienda y cribado.

 

lavado3